martes, 26 de enero de 2010

Cinco

Hoy en día, hasta el servicio de recogida de trastos envía mensajes al móvil para confirmar que pasan por casa a llevarse el sofá. Y firman: Brux-Prop (Limpieza Bruselas). ¡Qué modernos! ¡Qué eficientes!

El problema es que como arreglaron el ascensor y lo estrecharon unos centrímetros, ahora no todo lo que sube, baja. Nos hemos encontrado con que el mueble que subió a casa perfectamente encajado hace año y medio, ahora se quedaba fuera. Después de meterlo a presión con todas nuestras fuerzas, y comprobar que la puerta del ascensor no cerraba, he saltado para colarme en el único agujero que había libre. Así, para deshacer el trabajo hecho (cntrl + Z), una persona empujaba desde dentro y la otra tiraba. Después, con muchas risas y un poco de flaqueza, hemos tenido que buscar refuerzos para bajarlo por las escaleras a la calle donde por fín reposa.

Y esto de las mudanzas y empezar a pensar en casa nueva me ha recordado una foto que hice en Madrid:
Era una iniciativa de Nestlé en la que sorteaba un piso. Pero llego demasiado tarde. Además, para participar había que comer 54 helados en cinco minutos. Está difícil la cosa.

2 comentarios:

Gab dijo...

También me hubiera quedado fuera del concurso.....¡lástima!

Ctrl+F (=buscar)

Courage!!!

Andrea dijo...

Yo me sé de un número siete que te hubiese podido ayudar con los helados...:)