miércoles, 9 de abril de 2008

Me han lanzado una botella de güisqui a la cabeza porque hoy se me ha ocurrido coger mi mesa de trabajo e instalarme dentro de un campo de fútbol

He intentado ignorar el río de sangre que salía de mi frente convenciéndome: no hay dolor, no hay dolor. Miles de personas desde las gradas me insultaban, criticaban y menospreciaban mi forma de trabajar. Mientras, varios dedos incordiones se han puesto a teclear en mi ordenador, a mover mi ratón y a subir y bajar la altura de mi silla. Yo les amenazaba ¡os voy a convertir en muñones!

Una lluvia de abucheos, rayos y truenos ha desencadenado un segundo Diluvio Universal. Del Arca de Noé ha bajado el mismísimo Adán que espontáneamente se ha puesto a correr alrededor del campo y antes de ser atrapado por la policía se ha marcado un chá chá chá.

Esta es la mía, me he dicho. Es mi oportunidad para salir de este infierno. Me he disfrazado de Eva Sin Vergüenza para yo también quedar detenida por alteración de orden público… a pesar de que haya sido el público el que haya alterado mi orden.

2 comentarios:

Anux dijo...

Ay, Puñaíco!!! Tú si questás loca!!!

Lázaro "El innombrable" dijo...

Anux, aceptamos "questás" como expresión coloquial, pero ese "si" sin acento en la "í" no pasa.

Muy grande el blog, lo disfruto cada día.

Viva el vino!!