martes, 20 de enero de 2009

Cancelo la cita y que le den!

A falta de 16 minutos para que arranque el bus, me siento para no variar la forma que ha cogido mi cuerpo después de todo el día en la silla. Y me pongo a leer para no cambiar la costumbre de mis ojos tras 8 horas de pantalla de ordenador.
Tengo muchas cosas en la cabeza. Paso páginas sin enterarme de nada. En ese momento aparece alguien que me hace ver que no es el momento de meterme en una novela sino de vivir el relato siguiente.


Entrando por la puerta delantera, un personaje con unos zapatos muy grandes le pregunta al conductor.

  • Oiga, sabe usted dónde está la calle de Edith Cavel?
  • Pues... no. Lo siento.
  • Ya, es que me han dicho que estaba por aquí.
  • La verdad es que me suena, debe ser la zona, sí. Pero no sé decirle más.
  • Es que tiene que estar cerca... Pero entonces, a ver, hacia que lado voy? Izquierda quizás???
  • Le digo que no lo sé, caballero.
  • Es que tengo que ir al dentista!

*El volumen va subiendo.

  • Tengo que ir al dentista y llego tarde!!!!!
  • Ya, ya... Yo si me permite, voy a cerrar la puerta que en breve tengo que poner el coche en marcha.
  • He llamado hace un mes y esta muy feo llegar tarde. Muy feo. Pues sabe qué? Que no puedo ir. No. Ayyyyyyy, el dentista, Edith Cavel!!!!!!! PUES NO VOY A IR!!! CANCELO LA CITA Y QUE LE DEN!

Se baja del autobús y el conductor arranca.

2 comentarios:

marseille dijo...

y todo en francés! q nivel

sufridora dijo...

muy bueno